El avión hipersónico que puede impedir el regreso del Concorde

Publicado el 16 febrero, 2016 En la categoría Aeronaves, Aviación Civil 0 Comentarios

Concediendo con el 50 aniversario del vuelo inaugural del mítico Concorde, el conocido como ‘Club Concorde’ tiene programado relanzar el vuelo del avión supersónico de pasajeros en el próximo año 2019. El coordinador del ‘Club Concorde’, Paul James, asumió que la tarea es compleja. El coste del relanzamiento del Concorde y su viabilidad económica son algunos de los retos que debe superar el proyecto. Sin embargo, los integrantes de este Club deberán hacer frente también a la futura oferta de un avión hipersónico que pronto llegará a la aviación comercial.

Uno de esos aviones es el Lapcat-II, aeronave de origen europeo capaz de alcanzar velocidades crucero ocho veces mayores a la velocidad del sonido. De esta forma, el Lapcat-II recorrería en apenas 3 horas un viaje Bruselas-Sídney.

Lapcat-II es un proyecto financiado por la Comisión Europea, desde 2008, con el objetivo de obtener el avión hipersónico que reduzca al máximo la duración de los vuelos de larga duración y dominar así la aviación comercial del futuro

En un informe realizado por los responsables del proyecto Lapcat-II, presentado durante la ‘Conferencia de Aviones Hipersónicos’ del American Institute of Aeronautics and Astronautics, aseguró que las primeras pruebas del Lapcat-II rebelaban que el avión sería menos dañino para el medio ambiente y tan seguro como los aviones de la actualidad.

Sin embargo a día de hoy, recoge la BBC, un billete en este avión hipersónico sería tres veces superior a un billete en clase Business. El viaje Bruselas-Sidney en Lapcat-II alcanzaría un precio de 5000 euros.

Para conseguir el avión hipersónico que sea seguro y sobretodo rentable, el equipo del Lapcat-II y la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) han formado un consorcio, el denominado Hikari, a través de cual compartir conocimientos entre ambos equipos.

En estos momentos, la agencia nipona está trabajando en una aeronave hipersónica llamada Hytex que en sus últimas pruebas ha conseguido consumir un cuarto de combustible de los que usa un cohete.

Factor Técnico de este avión hipersónico

El factor del combustible es el factor esencial para la viabilidad del proyecto. Lo cierto, uno de los motivos principales que llevó al antiguo Concorde a dejar de volar fue el elevado coste del combustible.

Tanto el Lapcat-II como el Hytex utilizan como combustible hidrógeno líquido. Obtener hidrógeno de manera eficiente es una de las metas para disminuir los altos costes de los aviones hipersónicos. Por ello, la viabilidad del proyecto pasa por preguntarse cómo crear todo ese hidrógeno.

Johan Steelant, ingeniero investigador senior de la Agencia Espacial Europea (AEE) y coordinador del Lapcat-II responde a esa pregunta para la BBC con una de las últimas lineas de investigación del proyecto: “Las turbinas de aire podrían almacenar su energía produciéndolo (el hidrógeno)”.

Steelant recuerda que esto es algo que ya había logrado antes una cadena de supermercados belga cuyos camiones funcionaban con hidrógeno que producía un parque de turbinas. Sin embargo, el responsable de Lapcat-II también apunta que el vapor de agua producido por la combustión de hidrógeno podría contribuir al calentamiento global.

Suscríbete a mi canal en Youtube: Capitán Aéreo – Surcando los Cielos en Youtube

Publicaciones relacionadas